JavaScript seems to be disabled in your browser.

You must have JavaScript enabled in your browser to utilize the functionality of this website. Click here for instructions on enabling javascript in your browser.

Un interesante nota sobre el estímulo de drogas en los purasangres.

 

Acaba de publicarse un interesante artículo en el diario Clarín de Buenos Aires, donde abordan el tema de la aplicación de drogas o estimulantes en los caballos de carreras y sus consecuencias, escrito por Vanesa López y que se lo reproducimos.

¿Qué pasa en el cuerpo de un caballo cuando es estimulado con drogas?

Por Vanesa López:

Andrés Smetana es veterinario, gerente hípico del hipódromo de La Plata y jefe del servicio de veterinaria del hipódromo de La Punta (San Luis). Se trata de la persona que está en el servicio de veterinaria cuando entran y cuando terminan de correr los caballos. También es veterinario particular y docente de la UBA.

"Ha habido muchos inconvenientes con las notas (periodísticas) -dice en diálogo con Clarín-. Todo el mundo cree que el turf es un desastre, que se hacen las cosas mal. Pero el turf da de comer a muchísima gente y si hay idiotas que le dan cosas 'que no van' a los caballos, no es el problema del hipódromo. Es gente sin escrúpulos, eso no tendría que existir. Por eso, cada vez son más exigentes los controles".

Sigue Smetana: "Los procedimientos antidoping se hacen sobre el ganador y el segundo. En los grandes premios, en las carreras más importantes, ya los análisis -en Argentina, Chile y Uruguay- van a un laboratorio de Francia, para hacer todavía más estrictos los controles. Se gasta mucha plata acá para que salga todo mejor, para que sea más estricto. Cada vez va a ser más estricto el control en todos los hipódromos oficiales".

Respecto a la frecuencia de casos, responde: "En los hipódromos oficiales (Palermo, San Isidro, La Plata, San Luis) en todas las carreras tienen antidoping. Siempre aparece algún caso. Se lo detecta y se sanciona al cuidador y a la caballeriza. Ha habido sanciones de 11 años, 5 años, 3 años de suspensión, en los que no puede entrenar al caballo. Y por supuesto no puede ganar el premio. Se está tratando de hacerlo cada vez más sancionable".

Según el veterinario, lo más común es que les den una dexametasona, que es un antiinflamatorio.

Ante la consulta de qué efectos generan estas drogas en los caballos, Smetana responde que "lo mismo que en el ser humano, como en los ciclistas, que ha habido un montón de casos de doping. Cuando sale un jugador de fútbol con un antiinflamatorio, lo que se hace es sancionarlo. No es que el jugador de fútbol tenga un problema (físico o médico). Lo mismo ocurre con los ciclistas u otras competencias de primer nivel. Siempre se busca una ventaja deportiva. Lo importante es la sanción máxima para esa gente".

"No produce un efecto, no se ven signos clínicos en especial. De ninguna manera. Incluso, no te das cuenta que el caballo está estimulado. Por ejemplo, un antiinflamatorio te sale en el doping. Si al caballo le duele algo (con un antiinflamatorio) por supuesto le va a doler menos. Con eso tiene una ventaja la persona que se lo da, y por eso se lo sanciona", dice Smetana.

"Lo único que hace es que son estimulantes. Lo hacen para que el caballo gane. Ese es el tema, le están haciendo una estafa al apostador, por eso cae todo el peso de la ley sobre la gente que hace doping. Yo estoy hace 35 años que estoy en el hipódromo atendiendo caballos. Y de ninguna manera he visto caballos en los que se haya afectado la salud".